BAÑO DE GONG

Su sonido es a menudo ligero y suave, casi imperceptible, otras veces es potente y estruendoso; cubre un rico espectro de tonos modulados por una multitud de armónicos y también de vibraciones que no siempre son audibles para el oído humano. La particularidad del sonido del gong es que sus vibraciones resuenan en cada célula de nuestro cuerpo, estimulándolo para recuperar un estado de armonía con el resto del cuerpo y con la vibración primaria de la que todo se origina. El gong genera un nuevo estado energético, elimina los bloqueos y acelera los procesos de curación del cuerpo. Durante el baño de gong el cuerpo llega a un estado de relajación profunda que alivia las tensiones.

Los efectos terapéuticos no se asocian solamente al plano físico: trae grandes beneficios también para la mente y el espíritu. Genera nuevos estados energéticos, elimina el estrés, bloqueos y fatigas mentales y emocionales, acelera procesos de curación del cuerpo y facilita cambios.

Equilibra los ritmos biológicos de la mente y de las emociones. Es eficaz para el tratamiento de problemas relacionados con el estrés, la depresión, la fatiga mental, el manejo de la ira, los sentimientos de soledad y separación. Es un aliado para vencer miedos y fobias. Elimina toxinas. Estimula el sistema glandular y regenera el sistema nervioso. Conecta con la verdadera esencia del Ser.

La terapia con el gong es, pues, una manera de cuidar nuestro cuerpo, mente y alma.

Para algunos será difícil escuchar el gong puesto que habrá que luchar contra el prejuicio que clasifica su sonido como molesto a los oídos. Sugerimos abandonarse a la experiencia, relajándose sin tensar la cara, ni el cuerpo, dejando que las vibraciones fluyan por todo el cuerpo. Por lo que libera pensamiento y emociones que bloquean la mente.

Para los que practican el yoga, el Gong es una manera efectiva de limpiar el campo magnético y abrirse a una meditación profunda. El estado propicio que invita a la meditación y la relajación obtenidos con este instrumento están al alcance de todos, incluso aquellos que nunca han practicado yoga u otras disciplinas que favorecen estados introspectivos. El único requisito para disfrutar de un baño de gong es la voluntad de pararse, relajarse y ponerse a escuchar. Abrirse y aceptar el cambio. Es una experiencia preciosa.

“El Gong es muy simple. Es un sistema intervibratorio. Es el sonido de la creatividad misma. Aquel que toca el Gong, toca el Universo. El Gong no es algo ordinario que tocar. De él vino toda la música, todos los sonidos, y todas las palabras. El Sonido del Gong es el núcleo de la Palabra. El Gong no es un instrumento ni un tambor. El Gong es una hermosa vibración reforzada. Es como una multitud de cuerdas, como si tocaras un millón de cuerdas. El Gong es la única herramienta con la cual puedes producir esta combinación de vibraciones espaciales”. – YogiBhajan

“Rie porque ese es tu propósito en la vida. Ama porque a eso es a lo que has venido. Brilla porque eso es importante. Comparte porque eso es lo que se pide de ti”